El gobierno federal tiene detectadas cuatro rutas que utilizan los traficantes para la introducción ilegal de armas en México.

De acuerdo con información obtenida a través de la ley de transparencia, las zonas del Pacífico, centro, Golfo y sur de la República son las áreas por donde la delincuencia traslada armas, municiones, cartuchos, explosivos y materiales de uso exclusivo del Ejército.

El documento detalla que existen 19 cruces de paso formales para esta actividad ilícita, considerada la segunda más lucrativa después del narcotráfico, y tan sólo cuatro de ellos se encuentran en Chihuahua, así como innumerables cruces informales a lo largo de los 3,152 kilómetros que existen de frontera.

El modus operandi de los traficantes se basa en la operación hormiga , es decir, no introducen el cargamento en grandes cantidades a la vez.

El valor de las armas en el mercado negro varía en función de la oferta y la demanda; sin embargo, se calcula en un rango de 800 a 2,000 dólares, dependiendo del estado de conservación, marca, modelo, antigüedad y material.

Según cifras del gobierno federal, entre el 2002 y el 2006 el promedio anual de armas largas aseguradas fue de 2,500 y 450,000 municiones; mientras que de diciembre del 2006 a abril del 2009 se han incautado 38,404 armas, de las cuales 21,308 son largas, 4 millones 949,249 cartuchos y municiones, así como 3,009 granadas.

Michoacán, Tamaulipas, Sinaloa, Sonora, Baja California y Chihuahua son los estados en donde más armas largas se han decomisado; mientras que el mayor aseguramiento de granadas se ha registrado en entidades como Tamaulipas, Michoacán, Chiapas, Sinaloa y Nuevo León.

Aunque no revelan cifras, el gobierno federal asegura que son el Cártel del Golfo y Los Zetas los grupos delitivos a quienes se les han asegurado el mayor número de armas de alto impacto como: M72, AT-4, lanza cohetes RPG-7, así como armas de fuego de nueva generación, como la subametralladora y la pistola FN Herstal, capaz de traspasar los blindajes y es conocida también como mata policías.

Esta actividad es uno de los puntos a atacar más importantes para disminuir la violencia en México y mermar la actividad de los cárteles de la droga, el número de consignaciones por este delito no reflejan el interés de las autoridades federales por atacarlo.

En un año, de septiembre del 2008 a junio del 2009, se iniciaron 152 averiguaciones previas por delitos de terrorismo, acopio y tráfico de armas, de las cuales sólo 73 derivaron en consignaciones.

[email protected]