Un enfrentamiento entre presuntos narcotraficantes del cártel La Familia Michoacana y policías, ocurrido el viernes en Jalisco, dejó un saldo de 11 delincuentes muertos, 36 detenidos y dos uniformados heridos, informó este sábado la Policía Federal.

La Familia resultó fuertemente debilitada en el operativo registrado en el poblado de Las Lomas, municipio de Jilotlán, estado de Jalisco, declaró en conferencia Facundo Rosas Rosas, comisionado general de la Policía Federal.

Investigaciones derivadas de ataques a una aeronave de la Policía Federal ocurridos el martes 24 de mayo permitieron a los uniformados descubrir que en Las Lomas se llevaría a cabo el viernes pasado una reunión de comandos, añadió el funcionario.

Al llegar al lugar, los elementos fueron agredidos con armas de fuego, lo que originó un enfrentamiento en el que resultaron heridos dos policías, prosiguió.

Los presuntos narcotraficantes se encontraban escondidos, esperando instrucciones para realizar un ataque en contra del grupo autodenominado Los Caballeros Templarios, con quienes se encuentran en disputa tras la ruptura de la cúpula criminal (de La Familia) en diciembre del 2010, detalló.

La policía también confiscó 70 armas largas AR-15 y AK-47, 14 armas cortas, tres granadas, 578 cargadores, 21,121 cartuchos útiles y 40 chalecos antibalas.

La Familia es uno de los cárteles de la droga más poderosos de México. Se encuentra en disputa principalmente con Los Zetas -grupo criminal fundado por exmilitares de élite- por varias plazas del país.

Facundo Rosas añadió en la conferencia que también el viernes se detuvieron a 10 presuntos integrantes de Los Zetas cerca de Cancún, quienes tenían secuestrado a un hombre. El operativo se efectuó luego de que una llamada anónima alertara a la policía sobre la presencia de hombres armados en un rancho del municipio de Cancún, del estado de Quintana Roo.

Los presuntos narcotraficantes también están acusados de extorsión, expuso Rosas.

Los siete cárteles de la droga que hay en México mantienen una guerra por las principales rutas para el trasiego de estas sustancias que, sumada a los operativos antidroga, ha dejado un saldo de más de 37,000 muertos desde el 2006, según cifras oficiales.