El gobierno estadounidense opinó el martes que la justicia militar mexicana debe tener más transparencia en su encarnizada lucha contra el narco, a fin de combatir la violación de los derechos humanos.

``Es necesario avanzar en la transparencia de un sistema de justicia militar, para que la ciudadanía pueda ver que se logra justicia de una manera más clara'', dijo el subsecretario de Estado para el Narcotráfico Internacional, David Johnson, al referirse a México.

Johnson habló durante un audiencia sobre el estado de derecho en México y Colombia, celebrada por la subcomisión de Derechos Humanos del Senado estadounidense, en la víspera de que el presidente mexicano Felipe Calderón dispense una visita de dos días a su contraparte estadounidense Barack Obama.

Las críticas a las fuerzas mexicanas del orden por violaciones a los derechos humanos han arreciado desde que el gobierno de Calderón declarara en el 2006 una guerra frontal a los carteles del narcotráfico que ha causado al menos 22,700 muertes.

Johnson agregó que las fuerzas armadas estadounidenses han brindado asesoría a sus contrapartes mexicanos sobre el sistema de justicia, porque ``es la transparencia lo que queremos reforzar''.

José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch, explicó durante la audiencia que la ``impunidad casi total de los abusos militares se origina en que la justicia militar mexicana no está estructurada para ventilar imparcialmente presuntas violaciones a los derechos humanos de civiles''.

Vivanco precisó que durante el gobierno de Calderón, solamente un soldado mexicano ha sido declarado culpable a consecuencia de la violación de derechos humanos.

La activista mexicana María Elena Morera afirmó durante la audiencia que organizaciones como la que ella representa buscan reforzar a la sociedad civil para generar mayor presión a favor de un mejor sistema de justicia.

Los presidentes de ambos países abordarán el miércoles en su cuarta reunión bilateral un amplio temario, que incluirá el estado de derecho y el fortalecimiento de las instituciones y la sociedad civil en México.

El encuentro también se concentrará en una posible reforma migratoria en Estados Unidos y en la necesidad de aumentar la seguridad a lo largo de la frontera binacional para combatir los flujos ilegales de droga y de armas, explicó el martes un alto funcionario del gobierno estadounidense que habló a periodistas a condición de no ser identificado porque no quiso adelantarse a la reunión presidencial.

Los senadores estadounidenses John McCain y Jon Kyl enviaron el martes una carta al presidente Obama solicitándole el envío inmediato de tropas a la frontera binacional.

``Le solicitamos que despliegue al menos 6.000 efectivos de la Guardia Nacional para proteger nuestra frontera sur y que 3.000 de esos soldados se concentren en la frontera Arizona-México'', señala la misiva.

Otro tema sobre la mesa será las oportunidades de crecimiento económico para ambos países.

Richard Trumka, presidente de la central sindical estadounidense AFL-CIO, envió el martes una carta a la presidenta de la cámara de Representantes Nancy Pelosi y al presidente de la bancada mayoritoria del Senado Harry Reid, denunciando al gobierno mexicano por ``continuar violando los derechos de los trabajadores mexicanos con impunidad cassi total''.

``Desafortunadamente, Estados Unidos no ha presionado a México seriamente en este tema tan importante'', agrega la misiva.

Después de visitar la Casa Blanca el miércoles, Calderón prevé pronunciar un discurso el jueves ante una sesión conjunta del Congreso estadounidense.

/doch