En los dos últimos años, 200 personas han sido asesinadas por sus secuestradores, según información del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública (CCSP), que preside José Antonio Ortega. Lo peor de todo, agregó, es que en la quinta parte de los casos, las familias de las víctimas pagaron el rescate.

Informó que Ciudad Juárez, Culiacán y Chihuahua, se han convertido en tres de las ciudades más peligrosas del mundo.

La lucha entre los cárteles de la droga por el control de varias plazas; así como el crimen organizado que vive del secuestro, la extorsión, el robo de gasolina, la piratería, el robo de autos y la trata de personas, han recrudecido la violencia.

De acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública, en Ciudad Juárez, de cada 100,000 habitantes se registran 191 homicidios al año, le sigue Culiacán con una tasa de 69 y Chihuahua con 63 homicidios por cada 100,000 habitantes.

Con respecto a los secuestros, es al inicio del sexenio del presidente Felipe Calderón, cuando crece el número de denuncias. En el 2006, se registraron 727 secuestros, para el 2009, se duplicó la cifra de denuncias a 1,521.

En entrevista, el Presidente del CCSP dijo que las acciones del gobierno federal y de los gobiernos estatales han sido insuficientes y han sido desbordados por la industria del secuestro. El presidente Calderón, no tiene operadores, los que están le han fallado, están más preocupados en otros asuntos que en la seguridad de los mexicanos .

Alertó que otro fenómeno que se da, de forma acelerada y en el que tienen que poner mucho ojo las autoridades, es en la extorsión que se ha disparado de manera exorbitante.