El procurador del Estado de México, Alfredo Castillo, informó en conferencia de prensa que César Armando Librado Legorreta alias El Coqueto fue ingresado al penal de Barrientos tras su reaprehensión.

Castillo confirmó que la fuga del homicida obedeció a que los tres policías ministeriales que lo cuidaban se quedaron dormidos.

El abogado mexiquense detalló que "El Coqueto", confeso de violación y feminicidios, logró zafar sus manos de las esposas, y con cable de teléfono y computadoras logró descender del tercer piso de las instalaciones de la Subprocuraduría en Tlalnepanta.

Sin embargo, al perder el control cayó al vacío y gracias a los cables no fue directa su caída, fracturándose una de las piernas y las vertebras lumbares.

Posteriormente logró salir a la calle, arrastrándose debido a las lesiones, y pidió apoyo a vehículo que pasaba por la avenida José López Portillo.

Librado Legorreta le comentó al conductor que lo habían atropellado, por lo que éste accedió a llevarlo al hospital, sin embargo le dijo que mejor lo trasladara a su domicilio para que su medio hermano lo llevara al médico.

Ya en el domicilio, su medio hermano le preguntó qué le había sucedido a lo que "El Coqueto" aseveró que después le diría. En esos momentos habló por teléfono con la madre de éste y mejor le pidió que lo llevara a casa de su padre.

Luego de informarle a su papá, éste lo llevó a una casa ubicada en la colonia La Malinche, en la delegación Magdalena Contreras en el Distrito Federal, donde vive una hermana de su progenitor.

Castillo Cervantes refirió que durante la semana, Librado Legorreta estuvo en el suelo a consecuencia de sus lesiones e incluso ni siquiera se pudo atender medicamente.

El funcionario agregó que al momento de ser detenido, y ante la gravedad de las lesiones, este sujeto fue llevado al hospital donde los médicos legistas determinaron que tendría que ser intervenido quirúrgicamente.

Sin embargo, el parte médico señala que César Armando pudiera quedar sin movimiento en sus piernas. Luego de una revisión el individuo fue ingresado en camilla e inmovilizado al penal del Distrito Judicial de Barrientos.

El procurador mexiquense indicó que de los tres custodios involucrados en estos hechos Saúl Antonio Sánchez Ortiz y Rodrigo Israel Rodríguez Hernández, siguen prófugos, y sólo Luis Alberto Cañedo Chaparro, está detenido.

klm/MIF