Fuente: Notimex

Henrique Capriles Radonski, un abogado de 39 años cuya trayectoria incluye una alcaldía, una diputación y una gobernatura, enfrenta hoy el mayor reto de su vida política: poner fuera del poder al poderoso presidente Hugo Chávez.

Proveniente de una acaudalada familia de empresarios, Capriles Radonski se define como un político de centroizquierda porque en Venezuela, "con la pobreza que existe, es imposible ser de derecha".

El ganador de los comicios este domingo para elegir al candidato presidencial opositor que enfrentará a Chávez en octubre próximo tiene en su haber proezas políticas como ser el más joven en haber presidido la Cámara de Diputados en 1988, con 26 años.

En 2008, ganó la gobernatura del estratégico estado Miranda al candidato chavista Diosdado Cabello, un poderoso político que ha sido ministro, legislador y vicepresidente de la República y que es considerado por muchos el número dos del régimen venezolano.

Capriles Radonski, quien fue alcalde del metropolitano municipio de Baruta entre 2000 y 2008, pasó 120 días preso acusado de encabezar un asalto a la embajada de Cuba en Caracas durante el efímero golpe de Estado contra Chávez en 2002.

Este político que suele correr maratones es un admirador del desaparecido cómico mexicano Cantinflas, a quien conoció de niño en México gracias a su abuelo materno, quien fundó en Venezuela una cadena de cines.

El ex legislador y dirigente fundador del centrista partido Primero Justicia considera que el antichavismo ha sido un lastre para la oposición y considera que lo que quieren los venezolanos es una oposición con una propuesta alternativa y sin ánimos revanchistas.

Chávez ha calificado a Capriles Radonski de "fascista, pantallero y oligarca" y en forma recurrente suele increparlo, lo que sin duda se agudizará en los próximos meses de campaña.

El candidato presidencial opositor logró superar a sus adversarios este domingo tras una activa gestión como gobernador de Miranda, un estado enclavado en el área metropolitana de Caracas que concentra al 10 por ciento de la población del país.

Aunque su familia materna es judía, él es católico y cursó su carrera de abogado en la Universidad Católica Andrés Bello, donde después realizó una especialización en derecho económico además de cursos en derecho tributario en la neoyorquina Universidad de Columbia.

De acuerdo con los dirigentes opositores venezolanos, las elecciones primarias de este domingo son el primer paso hacia la construcción de un frente electoral capaz de competir con Chávez en los comicios presidenciales del 7 de octubre próximo.

Toda una proeza en un país donde Chávez goza de una popularidad superior al 50 por ciento y controla ilimitados recursos provenientes de las exportaciones petroleras, así como la totalidad de los poderes del Estado.

RDS