La Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) ejerció la atracción para investigar a tres personas que fueron detenidas tras una persecución de policías federales en el centro del puerto de Acapulco, Guerrero.

Los detenidos transportaban siete cadáveres en una camioneta Explorer.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero informó que la SIEDO estará encargada de las indagatorias, mientras que el Servicio Médico Forense (Semefo) estatal realizará la necropsia de ley a los siete cuerpos, además de que busca lograr la identificación de los occisos con respaldo en Plataforma México.

Los tres detenidos, de los cuales aún no se dan a conocer los nombres, fueron puestos a disposición de fiscales de la Procuraduría General de la República, así como unas cartulinas que se encontraban dentro de la unidad vehicular en la que transitaban el lunes por la noche.

Los elementos de la Policía Federal que aplican el operativo Guerrero Seguro se encontraban en un retén de revisión y marcaron el alto a los detenidos, quienes se negaron a frenar.

Este hecho desató una persecución con intercambio de balazos.

El conductor del vehículo se estrelló en la pared de una casa-habitación y ello permitió la captura de los implicados.

En principio se había dejado al ámbito local la investigación, pero ayer el vocero del gobierno del estado de Guerrero, Arturo Martínez Núñez, oficializó que la SIEDO asumiría la indagatoria sobre las siete personas ejecutadas y los sospechosos que los transportaban para tirarlos en algún lugar.

[email protected]