Los restos de un Diputado local de Durango, secuestrado en el 2010 poco después de resultar electo, fueron identificados entre las osamentas desenterradas de una fosa clandestina, informó la Fiscalía local.

El cadáver de Alfonso Peña estaba en una de las más de 12 fosas clandestinas localizadas desde abril del 2011, de las que han extraído al menos 330 cadáveres, detalló la fiscal duranguense, Sonia de la Garza, a la prensa.

Peña fue elegido como integrante del Congreso de Durango el 4 de julio del 2010 y tres semanas más tarde fue reportado como desaparecido junto con sus tres guardias personales, presuntamente víctima de un secuestro perpetrado por el crimen organizado.

Antes de su secuestro, Peña había solicitado seguridad personal, aunque entonces descartó que fuera blanco de amenazas.

La violencia en Durango es atribuida a los choques de dos facciones del Cártel de Sinaloa y por la irrupción en la zona de Los Zetas.

Durango limita con Sinaloa y Chihuahua, una región conocida como el Triángulo Dorado por los plantíos de marihuana y el tránsito de alijos de cocaína rumbo a Estados Unidos.