La policía localizó los cadáveres de un novio y dos de sus familiares secuestrados la semana pasada, justo cuando estaban en medio de una boda religiosa en Ciudad Juárez, Chihuahua, la localidad fronteriza más afectada por la violencia del narcotráfico.

El vocero de la Subprocuraduría del estado norteño, Arturo Sandoval, informó el martes que los cuerpos del novio, su hermano y un tío fueron encontrados la noche del lunes en una camioneta, junto con el cadáver de un cuarto hombre aún no identificado.

Hombres armados irrumpieron el viernes en la iglesia El Señor de la Misericordia de Juárez, cuando se realizaba una boda y secuestraron al novio, identificado como Rafael Morales.

También se llevaron a la fuerza a Jaime Morales, hermano y padrino del novio, además de su tío Guadalupe Morales.

Minutos antes de irrumpir en el templo religioso, el grupo armado asesinó a un hombre que salía de la iglesia.

Los atacantes habían llegado a bordo de dos camionetas, según el reporte policial.

Ciudad Juárez es la localidad más afectada por el narcotráfico con más de 4,300 asesinatos vinculados con el crimen organizado, desde que el presidente Felipe Calderón lanzó en diciembre del 2006 una ofensiva a los cárteles de las drogas.

En todo el país, la violencia atribuida al crimen organizado ha dejado más de 22,700 víctimas, según cifras oficiales; aunque el gobierno afirma que más de 90% de los fallecidos han tenido algún vínculo con la delincuencia.