Ciudad Juárez.- Los cadáveres de siete jóvenes que habían sido secuestrados y torturados presuntamente por bandas del narcotráfico fueron hallados en el estado mexicano de Chihuahua (norte), donde se registraron otros siete homicidios, dijo el miércoles la fiscalía.

Los cuerpos de los siete jóvenes fueron encontrados la tarde del martes en el municipio de Nuevo Casas Grandes, unos 160 km al sur de la frontera con Estados Unidos, explicó a la prensa la Procuraduría (fiscalía) de Chihuahua, que no detalló la fecha en que fueron secuestrados.

Cinco de ellos habían sido llevados con vida hasta un camino cercano a un centro de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez en Nuevo Casas Grandes, "luego los bajaron de los vehículos y les dispararon en más de 100 ocasiones con armas largas", reportó la fiscalía.

Los otros dos secuestrados, hermanos de 20 y 19 años, fueron localizados una hora después en Nuevo Casas Grandes (unos 90.000 habitantes) con marcas de proyectil de rifles y también con signos de tortura.

La fiscalía sospecha que las víctimas fueron secuestradas y torturadas para obtener información sobre rivales.

Entre el martes y este miércoles fueron asesinados otros siete hombres en Chihuahua, cinco de ellos en la fronteriza Ciudad Juárez, donde suman más de 860 los homicidios cometidos este año.

Chihuahua, y especialmente Ciudad Juárez (1,3 millones de habitantes), viven desde hace más de dos años una ola de violencia atribuida a los cárteles de la droga.

La violencia ligada al narcotráfico ha dejado más de 22.740 muertos en México desde diciembre de 2006, pese a un operativo federal en el que participan casi 50.000 militares.

apr