El comisionado federal para Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, dijo que el cuerpo de Nazario Moreno González, El Chayo, líder de Los Caballeros Templarios, presentaba una herida en la cabeza, lo que le habría servido al delincuente para darse por muerto.

En entrevista televisiva, Castillo dijo que la herida que se le encontró al cuerpo del Chayo pudo haber sido causada en el enfrentamiento del 2010 con las fuerzas federales, tras lo cual se le dio por muerto. Añadió que esa herida pudo haber sido utilizada por el delincuente para tratar de burlar a la autoridad y fingir su muerte.

Consideró que los audios de los que dispuso la autoridad federal en ese momento, donde se escuchaba a Los Templarios hablar de Nazario Moreno tras el enfrentamiento, pudieron sugerir la muerte del delincuente.

Posiblemente haya quedado herido y los audios hayan dejado ver que esta persona había fallecido .

Castillo afirmó que posiblemente su aparente muerte fue utilizada por el grupo criminal para engañar a las autoridades y seguir operando.

El primer beneficiado de estar en el anonimato era él y siguió jugando con este juego hasta que después relajó los mecanismos de seguridad , mencionó.

ESPERAN REACCIONES

Entrevistado en Radio Fórmula, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que sí esperan reacciones en Michoacán después del abatimiento de Nazario Moreno González, aunque también se presume que el grupo delictivo de Los Caballeros Templarios está desorganizado tras la muerte confirmada de uno de sus máximos líderes.

Sí esperamos reacción, sí estamos trabajando para evitarlo y lo estamos haciendo también con los estados vecinos, en los límites territoriales con Estado de México, Colima, con todos los estados que están alrededor, Guanajuato y Guerrero mismo, entonces no solamente estamos cubriendo al estado, sino que estamos haciendo las acciones que corresponden con otras entidades del país , afirmó.

Piden sanciones para quien lo dio por muerto

Legisladores de diferentes partidos coincidieron en que deben fincarse responsabilidades administrativas e incluso penales contra ex funcionarios que en el 2010 aseguraron que Nazario Moreno, El Chayo, líder de un grupo delictivo en Michoacán, había muerto.

Luego de que el domingo pasado fuerzas federales abatieron al líder templario en Tumbiscatío, Michoacán, los legisladores destacaron el trabajo para desactivar a la delincuencia en esa entidad, pero lamentaron la versión de su falsa muerte en diciembre del 2010.

En entrevista, el senador del PRI y presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Omar Fayad Meneses, se pronunció por que la administración del presidente Enrique Peña Nieto no deje sin castigo esta omisión del sexenio pasado.

Es que no hubiera existido una complicidad de alguien, para reportar a sus superiores de que habían matado a quien no habían matado, con el objeto de que esta persona pudiera estar sustraída de la acción de la justicia , indicó.

Lamentó que no se hiciera de manera correcta el trabajo de combate a la delincuencia, y entonces evidentemente no se podía actuar correctamente en la acción de procurar justicia .

Fayad Meneses dijo: Si hubo dolo para ocultar o mal informar, hay delito que perseguir; seguramente si hay delito que perseguir la autoridad competente tendrá que hacer la investigación y decirle a los mexicanos si esto fue así .

A su vez, el senador Alejandro Encinas Rodríguez, del PRD, acusó errores de inteligencia y negligencia en el procesamiento de la información en materia de seguridad en el sexenio de Felipe Calderón.

El también secretario de la Comisión de Defensa calificó como una vergüenza del gobierno anterior haber dado por muerto al Chayo, sin haberse cerciorado, y al igual que el priísta Omar Fayad se pronunció por fincar responsabilidades. (Con información de Notimex)

[email protected]