Una vez que la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió una recomendación por el caso de la familia Almanza, quienes fueron atacados por militares en Nuevo Laredo, y después de su encuentro con el presidente Felipe Calderón, los afectados piden la renuncia del fiscal militar, José Luis Chávez, y el procurador de Tamaulipas, Jaime Rodríguez.

Esto por haber falseado información y haber asegurado que los hechos se dieron en medio de un fuego cruzado entre militares y miembros del crimen organizado, cuando, según la investigación de la CNDH, fueron elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional quienes dispararon contra la camioneta en la que viajaban.

Asimismo, Cyntia y Martín Almanza, padres de los niños Bryan y Martín, quienes murieron en la agresión del 3 de abril pasado, exigen a la Procuraduría General de la República que se ponga a trabajar y retome la investigación hecha por la Comisión. Entrevistado por El Economista, el abogado de los deudos, Raymundo Ramos, comentó que se encuentran a la espera de que la Sedena ponga a disposición de la justicia militar a los elementos involucrados.

Esto apenas comienza la parte jurídica, falta si la Sedena va a aceptar o rechazar la recomendación y falta la parte jurídica para que asuman la investigación como debe ser, con objetividad. No debe preocuparles o temer que sean militares .

El 3 de abril pasado, Martín y Cyntia viajaban de Nuevo Laredo a Reynosa con otros 11 familiares y amigos en su camioneta, pero al cruzar un reten, militares comenzaron a disparar en su contra matando a los niños de Martín y

Bryan de nueve y cinco años.

Posteriormente, las autoridades federales y estatales dijeron que habían estado en medio de un enfrentamiento con sicarios.

[email protected]