La estrategia de combate a la inseguridad del gobierno federal es fallida, afirmó el PRI en la Comisión Permanente del Congreso, mientras que el PAN reconoció la gravedad que representó la emboscada contra elementos de la Policia Federal, pero culpó a los gobernadores que no realizan trabajos de seguridad.

El diputado David Penchyna (PRI) consideró evidente la desesperación del presidente Felipe Calderón por justificar su estrategia contra la inseguridad que, dijo, no está funcionando, y si no, vayan a cualquiera de estos municipios donde está la delincuencia y verán cómo la actividad del Estado en su conjunto, no sólo del gobierno, es fallida, es decir, no están en una vida cotidiana normal, no se puede salir a la calle, las actividades comerciales están restringidas, el miedo de la población , argumentó el legislador.

En contraste, el presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado, Felipe González (PAN), consideró que en la lucha anticrimen no se observa participación de los gobernadores del país.

En tanto, el coordinador del PAN en el Senado, Gustavo Madero, dijo que la emboscada de Michoacán no debe ser visto como un atentado más , porque revela la gravedad y la complejidad de la situación de inseguridad, sobre todo en ese estado.

Incluso, dejó entrever la necesidad de replantear la estrategia del gobierno.