El exgobernador de Quintana Roo (1993-1999), Mario Villanueva El Chueco, fue extraditado a Estados Unidos el sábado por la noche, según informó la PGR, bajo los cargos de narcotráfico y asociación delictuosa.

La Procuraduría General de la República detalló que fue el primer exgobernador en ser enviado al vecino país del norte, así como el extraditado número 326 que el gobierno del presidente Felipe Calderón envía a suelo estadounidense.

Villanueva era buscado por una corte federal de Nueva York por haber proporcionado apoyo entre 1993 y 1999 al Cártel de Juárez, para que pudiera introducir a Cancún toneladas de cocaína colombiana y luego, transportarlas a Estados Unidos.

Con base en investigaciones estadounidenses, la PGR agregó que El Chueco recibía entre 400,000 y 500,000 dólares por cada cargamento de cocaína que le permitía realizar al Cártel de Juárez, entonces encabezado por Amado Carrillo Fuentes, conocido como El Señor de los Cielos.

Carrillo fue uno de los más afamados capos de las drogas de México y tras dirigir por varios años el Cártel de Juárez, murió durante una cirugía facial en 1997, presuntamente por complot de sus rivales.

La PGR aseguró que el exgobernador daba las órdenes para permitir descargar y almacenar los cargamentos de cocaína en ranchos que se encontraban en Quintana Roo, para después ser trasladados al vecino país .

Fue condenado en el 2008 a 36 años de prisión por fomentar el narcotráfico.

Escondido

El político, emanado de las filas del PRI, cuando supo que las autoridades mexicanas lo buscaban por narcotráfico desapareció dos semanas antes de terminar su mandato en 1999 y pasó dos años oculto, hasta que fue detenido en el 2001, en Cancún.

Una exgerente de inversiones de la firma Lehman Brothers Inc se declaró culpable en el 2005 de las acusaciones de complicidad con Mario Villanueva para lavar 11 millones de dólares provenientes del narcotráfico.