Los militares que encubran a criminales y narcotraficantes, les entreguen información sobre los operativos de seguridad del gobierno o permitan su fuga serán castigados con 15 a 70 años de prisión.

El pleno del Senado avaló ayer las reformas al Código de Justicia Militar que propuso el presidente Felipe Calderón el 23 de abril del 2009.

El militar que actúa en contra de las misiones encomendadas, quebranta un principio de lealtad que debe tener para condichas instituciones; pone en riesgo el cumplimiento de dichas misiones y falta a la confianza que la sociedad depositó en su investidura, lo que le hace acreedor a penas severas; más aún cuando las leyes castrenses exigen que el militar lleve el cumplimiento del deber hasta el sacrificio y que anteponga el interés personal y el respeto , especificó el Jefe del Ejecutivo en su iniciativa.

Tras proceso en los tribunales

Las reformas aprobadas que se turnaron a Cámara de Diputados para su análisis y ratificación plantean que tras un proceso en los tribunales militares, los elementos de las Fuerzas Armadas que se incorporen a la delincuencia organizada, podrán ser sancionados con 30 a 60 años de cárcel y serán dados de baja de esa institución.

De 15 a 70 años de prisión y baja de la institución a los elementos militares que utilicen vehículos oficiales en favor de la delincuencia organizada; proporcionen protección; faciliten el reclutamiento de elementos castrenses en las filas del crimen organizado; obstaculicen la labor de la autoridad, falsifiquen o entreguen información de los operativos o permitan la fuga de los criminales.

[email protected]