Autoridades mexicanas reportaron el sábado el hallazgo de 167 osamentas en una cueva localizada en una comunidad de la frontera sur del país.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas informó que las osamentas se encontraron en una cueva de la ranchería Nuevo Ojo de Agua, localizada en el municipio de Frontera Comalapa, que se encuentra a 1.084 kilómetros de la capital.

Frontera Comalapa, en el sureste mexicano, es uno de los cruces usados por inmigrantes centroamericanos en su ruta hacia Estados Unidos.

De acuerdo con peritos forenses de la Procuraduría General, las osamentas tienen una antigüedad de al menos 50 años y "hasta el momento no hay huellas visibles de violencia".

El hallazgo fue hecho por campesinos locales que pasaban por la cueva y lo reportaron a las autoridades.

Las autoridades dijeron que todavía están determinando, sexo, edad y causas de muerte de cada uno de los cuerpos y que "no se descarta ninguna línea de investigación".

De acuerdo con el reporte todos los cuerpos presentan elevada sensibilidad y al contacto "se quiebran con facilidad".

Una fuente del ministerio público que pidió no ser identificada por no estar autorizada para dar información, dijo que las osamentas estaban apiladas unas sobre otras y en una sección de difícil acceso en la cueva.

Todas las osamentas fueron trasladadas a la capital del estado, Tuxtka Gutiérrez, donde se realizarán más estudios.

En agosto de 2010, en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, 72 indocumentados fueron asesinados y enterrados en fosas en un hecho atribuido al grupo de narcotraficantes Los Zetas.

Miles de migrantes, en particular de América Central, utilizan cada año el territorio mexicano para intentar llegar hasta Estados Unidos.