Por nexos con la delincuencia organizada, autoridades policiales de Nuevo León ejercieron órdenes de aprehensión contra 13 policías municipales que permanecían arraigados en la Academia Estatal de Policía.

Los ex efectivos del municipio de Monterrey estaban bajo arraigo desde el pasado 12 de mayo y tras ser fichados en las instalaciones de la Policía Ministerial del Estado, fueron internados esta madrugada en el penal del Topo Chico entre amplias medidas de seguridad.

Se informó que por delincuencia organizada y cohecho, así como delitos cometidos en la administración y procuración de justicia, se consignó a Gustavo Sánchez Mendoza.

A su vez, Gustavo Ruiz Ríos, Pedro Ibarra Ruiz y Rigoberto Perales Contreras fueron internados en el penal por los mismos delitos referidos, exceptuando el cohecho.

En tanto, por delitos cometidos en la administración y procuración de justicia se consignó a José Juan Soto Olivares, David Eduardo Jasso Contreras, Braulio Maldonado Meléndez, Luz Martínez Zaragoza y Jorge Castañeda Gómez.

Por estos mismos ilícitos quedaron en prisión David Rodríguez Hernández, Linda Magaly Coronado Pérez, Juan Hernández Hernández y Ernesto Ramírez Hernández.

Algunos de estos ex policías regiomontanos participaron como 'halcones' de la delincuencia organizada durante la ejecución de tres personas a las afueras de un bar del centro de la ciudad el pasado 25 de abril.

Otros recibieron pagos por informar de operativos del Ejército o fuerzas federales en la ciudad.

/doch