Ayer, Una emboscada contra policías estatales y municipales que buscaban en la zona de Tierra Caliente de Guerrero a los responsables de decapitar a siete hombres y tres mujeres, dejó un saldo de 12 policías muertos y 11 heridos de gravedad, informó ayer la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero (PGJEG).

El número fue cambiado conforme avanzó el día hasta el corte realizado por la Procuraduría del estado, donde también se precisó que los elementos fueron acribillados en el tramo conocido como Vía de Ayala e Ixtepec, municipio de Teloloapan, mismo donde se hallaron 10 cabezas.

La Procuraduría informó ayer que el ataque a los elementos de seguridad ocurrió cuando realizaban una acción rastrillo para localizar a los presuntos responsables de las decapitaciones.

El convoy realizaba un recorrido en municipios colindantes a Teloloapan, con la finalidad de localizar grupos delictivos, así como de intentar localizar los cuerpos de los decapitados; sin embargo, fueron agredidos cuando salían de un poblado de Acapetlahuaya.

La PGJEG informó que los elementos policiacos fueron emboscados cerca de un tramo carretero que conduce al municipio General Canuto Neri por el poblado El Cantón, donde resistieron los embates de los integrantes del crimen organizado por más de media hora, empero fueron abatidos por los delincuentes, quienes se dieron a la fuga.

La violencia que azota la región norte y Tierra Caliente de Guerrero obligó a replantear el operativo Guerrero Seguro, que fue desplegado desde el 2011 cuando se elevó la violencia y reforzado en estos días de asueto del 2012 con elementos del Estado, federales y Fuerzas Armadas.

La violencia en Guerrero, desde hace 72 horas, ha ido en aumento, sumando en total 35 asesinatos incluidos los 10 decapitados de Teloloapan, los 12 policías y otros 14 ocurridos en el puerto de Acapulco y demás municipios, donde las fuerzas federales han reforzado la vigilancia.

rtorres@eleconomista.com.mx