A menos de 15 días de haber llegado 52 exmilitares a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Nuevo León, desplegados en Apodaca, tras la fuga de 29 reos de alta peligrosidad y el asesinato de otros 44 presos, ayer fue emboscado un convoy de preventivos.

La SSP y la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León reportaron que, como consecuencia de la agresión, cuatro elementos resultaron lesionados, uno se encuentra grave.

El grupo de exmilitares habría llegado a la entidad a reforzar la lucha anticrimen del recién nombrado secretario de Seguridad Pública, general de división Javier del Real Magallanes.

Las autoridades preventivas y ministeriales informaron que la celada contra el convoy ocurrió cuando realizaban un patrullaje cerca del Panteón Jardín de los Ángeles. Los uniformados viajaban en tres unidades rotuladas.

Al circular por la carretera Mezquital-Santa Rosa, en el cruce con la avenida Ojo de Agua, fueron agredidos por hombres armados que circulaban en otros vehículos, lo que ocasionó que el conductor de la patrulla 746 perdiera el control y chocara con un tráiler, provocando su volcadura.

Las otras dos unidades en el convoy realizaron maniobras para repeler la agresión y auxiliar a sus compañeros mientras se lanzaba la alerta roja, lo que en pocos minutos permitió el refuerzo de la zona con la presencia de policías ministeriales, federales y militares, que intentaron ubicar a los agresores.

rtorres@eleconomista.com.mx