Las emboscadas, secuestros y ejecuciones contra elementos de la Policía Federal son un severo mensaje a los cárteles de la droga, aseguró David Ordaz Hernández, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe).

Ordaz dice que la muerte de importantes capos aceleró el descontrol .

Por tanto, quien tiene ahora el mando es el sicariato, que no negocia, sino asesina y cobra afrentas, aprovechando su red de protección e informantes.

Hasta los investigadores estamos sorprendidos por la violencia con que operan , dijo.

Concibe mensajes cifrados , para alguien. No se atrevió a decir quién.