La presencia del Cártel del Pacífico, que encabezan Joaquín El Chapo Guzmán, Ismael El Mayo Zambada y Juan José Esparragoza Moreno El Azul en naciones de El Caribe es sólida y se ha convertido en una amenaza para la seguridad nacional de todos esos países, como también para Estados Unidos y México, aseguró ayer el fiscal del Departamento de Justicia, Ronald W. Sharpe. El Fiscal, responsable de impartir justicia en Islas Vírgenes, nación de El Caribe que igual que Puerto Rico está asociada a Estados Unidos, aseguró -al intervenir en la inau­guración de las jornadas de capacitación Proyecto Diamante en las instalaciones de la Dirección de Coordinación General de Servicios Periciales de la PGR-: Así quedó constatado en República Dominicana el pasado 2 de febrero al ser capturadas dos células .

En estos momentos, que los cárteles mexicanos de la droga y crimen organizado, están utilizando todos los medios para transportar cargamentos de droga, el uso de extrema violencia y echando mano de fondos financieros sólidos con lo que cuentan, debemos proteger con todas las herramientas legales la seguridad nacional de nuestros países , enfatizó.

Es claro que las organizaciones transnacionales representan una amenaza para la seguridad de nuestras comunidades desde El Caribe, incluyendo México y los territorios de Estados Unidos como Puerto Rico, Islas Vírgenes y nosotros sabemos que el narcotráfico mueve mercancía desde Sudamérica, utiliza barcos o cualquier tipo de medio de transporte, tanto comercial como privado , agregó.

Por otra parte, el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, quien también asistió a la ceremonia, manifestó: No se puede entender un combate frontal y decidido a la actividad criminal sin la voluntad firme de los gobiernos de las naciones para hacer converger sus esfuerzos y acciones, siempre con respeto pleno a la soberanía de cada uno de los Estados . Luego, afirmó: Así como los cárteles de la droga y crimen organizado unen sus esfuerzos para amenazar todas las fronteras, lo mismo deben hacer México y Estados Unidos, al unir sus esfuerzos, porque ambos países comparten una causa común y tenemos planes de acción conjunta , destacó el Embajador estadounidense.

Reiteró que el Proyecto Diamante es un instrumento más de la Iniciativa Mérida que acordaron los presidentes de ambos países en el 2008.

rtorres@eleconomista.com.mx