De acuerdo con reportes preliminares del Ejército, fueron halladas seis fosas clandestinas en el municipio de Tuxpan, Michoacán.

El Batallón XII de Infantería se adjudica el hallazgo de las víctimas, quienes habían sido desmembradas y calcinadas; además, se indicó que los cuerpos podrían corresponder a empresarios locales reportados como desaparecidos.

En el sito también hallaron tres hornos o fogatas rústicas que eran utilizadas para la incineración de los cuerpos

La identidad de las víctimas, así como su media filiación y sexo se desconoce debido al estado en que fueron encontrados los restos, expuso.

De acuerdo con medios locales, la profundidad de las fosas era de aproximadamente de 30 centímetros y estaban separadas a una distancia de 1 metro una de la otra. Sobre los restos óseos hallados se informó que tenían entre 2 y 3 centímetros de largo y estaban totalmente calcinados.

Solamente en una de las fosas, los elementos del Ejército encontraron siete huesos humanos de 10, 15 y 20 centímetros de longitud que no estaban incinerados y aún conservaban algunos residuos blandos.

Este hallazgo al parecer se derivó de la captura de dos presuntos extorsionadores a quienes se les aseguraron teléfonos celulares que contenían fotografías y videos de tortura, mutilación y quema de personas.

Los detenidos, informaron las autoridades, han sido identificados como Juan Carlos Rodríguez y José Manuel Valencia; ambos fueron aprehendidos el 16 de agosto cuando circulaban a bordo de un vehículo compacto por la carretera Irimbo-Ciudad Hidalgo.