Tres congresistas estadounidenses de Texas pidieron más aviones no tripulados o drones para reforzar la vigilancia en su estado natal, según una carta enviada al Departamento de Seguridad Interna y divulgada este miércoles.

"En la actualidad, de los cuatro aviones no tripulados situados en la frontera sur, tres están estacionados en Arizona mientras que uno, clasificado como unidad marítima, tiene su base en Texas", explicó la carta de los representantes Henry Cuellar, Michael McCaul, y Blake Farenthold.

La frontera terrestre entre Texas y México supera los 2.000 kilómetros, mientras que Arizona solamente comparte 595 kilómetros con el vecino del sur.

Arizona es sin embargo el lugar de paso preferido por los inmigrantes ilegales desde México debido a sus largas extensiones desérticas, sin barreras físicas importantes.

El "dron" situado en Texas opera a partir de la base naval de Corpus Christi, unos 210 km al norte de México, y vigila tanto la frontera con dicho país como el Golfo.

El despliegue de aviones no tripulados, similares a los que Estados Unidos utiliza en Afganistán o Pakistán, fue anunciado a mediados del año pasado, ante el aumento de la violencia en la frontera.

"Texas necesita más recursos y los necesitamos cerca de la frontera, no solamente en la costa. La ausencia de un avión no tripulado en la frontera ya ha perjudicado el desarrollo de operaciones de vigilancia", según McCaul, jefe del Comité de Seguridad Interna de la Cámara de Representantes.

Según la carta de los congresistas, el Departamento de Seguridad Interna ha pedido la construcción de dos nuevos "drones" de aquí a finales de año.

Los representantes pidieron a la Secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, que estacione esos aviones en su estado natal, además de incrementar las medidas de vigilancia.

DOCH