El gobierno estadounidense planea extender la Iniciativa Mérida después del 2012 para apoyar a largo plazo las reformas en el aparato de seguridad mexicano tras las elecciones presidenciales de ese país, según una propuesta que el Departamento de Estado envió esta semana al Congreso estadounidense.

El reporte, solicitado por el Senado para detallar el uso que se le ha dado y se le dará a los fondos aprobados para la Iniciativa Mérida, llegó al Congreso en un mes de junio que podría ser el más sangriento hasta ahora en la guerra contra el narcotráfico en México.

Las matanzas recientes de decenas de personas en distintas ciudades llevaron al presidente mexicano Felipe Calderón a emitir el martes un mensaje televisado para pedir apoyo a la lucha que su gobierno libra con el narcotráfico, y que ha dejado al menos 23.000 muertos desde el 2006.

En el reporte, del que The Associated Press obtuvo el miércoles una copia, el Departamento de Estado sostiene que las metas a futuro de la Iniciativa Mérida son darle más énfasis al fortalecimiento institucional, apoyar a los gobiernos locales y estatales y continuar el combate a traficantes de armas, de dinero y a los carteles que operan en territorio estadounidense.

Anthony Placido, subdirector de Inteligencia de la DEA, había expresado el mes pasado preocupación de que el próximo presidente mexicano no muestre la misma disposición de Calderón a combatir el crimen organizado.

Los mexicanos elegirán un nuevo mandatario en el 2012, ya que la reelección presidencial no existe en México.

La secretaria de Estado Hillary Clinton ha solicitado 292 millones de dólares para financiar los esfuerzos antinarcóticos en México en el 2011.

La iniciativa Mérida se remonta a 2007, cuando Washington aportó 500 millones de dólares a la guerra contra el narcotráfico declarada por Calderón.

``Nuestros cálculos actuales señalan que más de 420 millones de dólares actualmente financian equipos, entrenamiento y asistencia técnica, mientras que 55,127,422 dólares fueron completamente ejecutados el 13 de mayo del 2010'', señala el reporte.

El reporte incluye una tabla según la cual, de los 628 millones de dólares destinados a la compra de equipos, se han entregado entre 2009 y 2010 casi 113 millones de dólares. Quedan por entregar 190 millones de dólares correspondientes al 2010, y otros 325 millones de dólares correspondientes al 2011.

/doch