Los asesinatos vinculados con el crimen organizado en México disminuyeron 33% en 2014 respecto al año anterior, de acuerdo a cifras de la Presidencia mexicana proporcionadas este viernes a la AFP.

Los " homicidios dolosos vinculados a la delincuencia organizada" pasaron de los 10,076 registrados en 2013 a los 6,797 en 2014, según las estadísticas oficiales.

La tendencia a la baja en dichos crímenes comenzó durante el último año de presidencia de Felipe Calderón (2006-2012), antecesor de Peña Nieto, al pasar de los 16,990 de 2011 a 14,857 en 2012.

Los asesinatos relacionados con el crimen organizado tuvieron una vertiginosa escalada en el país a raíz de que Calderón (Partido Acción Nacional, PAN) lanzó en diciembre de 2006 un amplio operativo militar contra el narcotráfico, que Peña Nieto (Partido Revolucionario Institucional, PRI) ha mantenido en su gobierno.

Desde el inicio de esta ofensiva las 'ejecuciones' se dispararon desde las 2,819 registradas en 2007 a las 15,259 de 2010 y las 16,990 de 2011, los dos años más cruentos.

Los estados más afectados en esos años fueron sobre todo Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León (fronterizos con Estados Unidos), Michoacán, Guerrero y Veracruz, donde las imágenes de hombres colgados en puentes vehiculares, decapitados, mutilados y hasta incinerados llegaron a ser casi cotidianas.

Desde 2007 a 2014 la Presidencia ha registrado un total de 83,234 asesinatos que las autoridades vinculan a las pugnas entre cárteles de la droga por el control territorial en el país, a otros crímenes de la delincuencia organizada y a las acciones de las fuerzas de seguridad contra ellos.

El gobierno tiene además la denuncia de más de 20,000 personas desaparecidas en el marco de la misma estrategia antidrogas.

Las principales medidas emprendidas en materia de seguridad por Peña Nieto, que asumió funciones en diciembre de 2012, han sido la creación de una Gendarmería que inició operaciones en agosto, un plan de prevención del delito y la designación de un comisionado para la pacificación del convulso estado de Michoacán, a quien retiró el jueves ante las elecciones locales del 7 de junio.

Peña Nieto ha enfrentado la peor crisis de su mandato desde que en septiembre se perpetrara la presumible masacre de 43 estudiantes que fueron atacados por policías locales y sicarios del narcotráfico en Iguala (Guerrero), un crimen que escandalizó a México y la comunidad internacional.

mrc