El director en funciones de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas (ATF) de Estados Unidos, Kenneth Melson, dimitiría este martes o el miércoles a raíz de la controversia por la operación "Rápido y Furioso" que permitió el trasiego ilegal de armas a México, informó hoy CNN.

La cadena, que cita a fuentes oficiales anónimas, precisó que el procurador general Eric Holder se reunirá este martes en Washington con el director de la ATF en Chicago, Andrew Traver, para servir como director adjunto en sustitución de Melson.

'Melson podría renunciar en un día o dos', señaló CNN en un reporte que confirma datos similares del diario The Wall Street Journal.

Melson y otros dos altos funcionarios de la administración de Barack Obama fueron señalados la semana pasada, en una audiencia del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, como los arquitectos y supervisores de la polémica operación "Rápido y Furioso".

El director en funciones de la ATF fue identificado por el presidente del Comité, Darrell Issa, como el alto funcionario que recibía informes semanales del curso de "Rápido y Furioso".

Un correo electrónico obtenido por el Comité y dado a conocer en una audiencia legislativa muestra además que el subdirector de la ATF, Billy Hoover, estaba "ávidamente interesado en las actualizaciones del caso".

Issa reveló que un tercer funcionario, el director adjunto de operaciones, William McMahon, estaba tan "emocionado" con "Rápido y Furioso" que recibió un informe especial sobre el programa en Phoenix, Arizona.

En total, la operación "Rápido y Furioso" permitió el trasiego ilegal a México de más de dos mil rifles de asalto y 50 rifles estilo francotirador, además de miles de municiones, con el objetivo de rastrearlas hacia grupos criminales.

Pero un reporte del Comité señaló que a pesar de que la ATF elaboró bancos de datos de las armas que fueron contrabandeadas, la operación nunca estuvo cerca de realizar detenciones.

RDS