Anteponiendo la Nueva Ley de Víctimas y el compromiso de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) de ubicar a víctimas desaparecidas, la diócesis de Zamora, Michoacán, al frente del obispo Javier Navarro, solicitó a la Procuraduría General de la República (PGR) sumarse a la búsqueda y localización del sacerdote Santiago Álvarez, desaparecido desde el pasado 27 de diciembre.

A través de una carta pastoral, la Diócesis de Zamora, que forma parte de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), demandó de las autoridades federales acelerar la ubicación del sacerdote y a sus posibles captores les pedimos, por amor de Dios, devuelvan sano a un hijo de su madre, hermano de sus hermanos y un sacerdote de la comunidad’’.

El jerarca de la iglesia católica de Zamora, exigió a los presuntos captores regresen vivo al clérigo para que continúe su trabajo pastoral, que las primeras indagatorias que lleva a cabo la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán (PGJEM), sobre Santiago Álvarez, sostiene que desapareció el 27 de diciembre del año pasado cuando.

Esto cuando se dirigía de Jacoma a la comunidad de Paredones, municipio de Jiquilpa, sin embargo, tanto la Diócesis de Zamora como la Procuraduría, sostiene que no llegó a donde se dirigía para realizar su trabajo sacerdotal por lo que los sacerdotes de la región comparten el dolor de la familia del padre desaparecido y la fe por su regreso con vida’’.

El purpurado michoacano Javier Navarro, manifestó que se puso en marcha una jornada de oración para pedir por el retorno del sacerdote, para lo cual solicito el apoyo de toda la Arquidiócesis de la entidad.

El clérigo Santiago Álvarez de 27 años de edad, fue declarado desaparecido’’ 48 horas después, esto es, el 29 de diciembre luego que fue presentada una denuncia penal ante la Subprocuraduría Regional de Justicia de Zamora, quien inició las investigaciones con apoyo del grupo antisecuestros, pero hasta el momento no ha tenido éxito.

[email protected]