Un juez federal concedió a la Procuraduría General de la República (PGR) la orden de arraigo en contra de Mario Cárdenas Guillén, alias El M-1 o El Gordo , por lo que permanecerá en el Centro de Investigaciones Federales (CIF) de la PGR ubicado en la colonia Doctores, por los próximos 30 días.

De acuerdo a información emitida por MVS, la orden de arraigo es para que los fiscales de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) puedan investigar la presunta responsabilidad de Mario Cárdenas Guillén.

El presunto narcotraficante deberá enfrentar cargos por delincuencia organizada, violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y lo que resulte.

La captura de Mario Cárdenas se logró tras una operación de personal de Infantería de Marina efectuada en Altamira, Tamaulipas, cuando portaba un arma larga a la entrada de un inmueble y le fueron asegurados tres cargadores abastecidos, dos granadas, 129,700 pesos, equipo de comunicación, un vehículo y cuatro envoltorios de polvo blanco.

El día de su presentación en las instalaciones de la SIEDO, el Vicealmirante detalló que Mario Cárdenas Guillén, al salir de prisión en el 2007, luego de ser detenido y procesado en 1995, acusado por delincuencia organizada y contra la salud, fuentes de inteligencia reportaban que junto con su hermano Tony Tormenta asumieron el control del Cártel del Golfo hasta la muerte de Antonio Ezequiel.

Con información de MVS

mac