Reynosa.- Agentes de Aduana y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) detuvieron a una persona que intentó ingresar a territorio estadounidense diferentes tipos de narcóticos que transportaba atados a su cuerpo.

El portavoz de la CBP, Eduardo Pérez dijo que el aseguramiento se efectuó en el cruce fronterizo que une esta frontera con Hidalgo, Texas, hasta donde arribó un hombre acompañado de un menor de seis años a bordo de un vehículo que presta el servicio de taxi entre ambas ciudades fronterizas.

Dijo que el ahora detenido mostró al agente federal un acta de nacimiento y una credencial que lo acreditaban como residente legal de los Estados Unidos, pero no contaba con el pasaporte que avalara su nacionalidad, por lo cual fue sometido a una inspección minuciosa.

Refirió que gracias al uso de equipo de alta tecnología y a las técnicas de inspección utilizadas por los agentes federales, se descubrió que el detenido transportaba en el interior de su ropa y atado a su cuerpo varios paquetes con droga.

Al hombre de 57 años de edad se le encontraron dos paquetes de metanfetamina, con un peso aproximado de un kilo 390 gramos, un paquete de heroína de 531 gramos así como 69.5 gramos de cocaína y seis pastillas de éxtasis, narcóticos que en conjunto superan los 150,000 dólares.

El detenido y la droga fueron puestos a disposición del departamento de seguridad nacional a fin de dar seguimiento a las investigaciones correspondientes, mientras que el menor de seis años fue enviado al departamento de servicios de protección al menor.

mac