Ensenada.- La Policía Estatal Preventiva (PEP) detuvo a Juan Ángel Santos Lara, quien en el momento de su captura portaba dos armas de fuego y cartuchos útiles y presuntamente fungía como escolta de un hijo de Ismael el Mayo Zambada.

La Secretaría de Seguridad Pública estatal informó que Santos Lara, de 26 años, se fugó en enero pasado de un penal de Sinaloa y pretendía refugiarse en Baja California.

Indicó que la captura de Santos Lara se registró en el bulevar Lázaro Cárdenas esquina con bulevar Estancia, del fraccionamiento Acapulco, en donde los agentes le marcaron el alto cuando circulaba a bordo de un vehículo tipo pick up GMC Sierra.

Del vehículo descendió quien se identificó con una licencia de conducir a nombre de Pedro Núñez, de 26 años, pero luego se corroboró su identidad y resultó llamarse en realidad Juan Ángel Santos Lara, de 26 años, originario de Guamúchil, Sinaloa.

Durante una revisión precautoria le fue hallada fajada a la cintura un arma de fuego calibre nueve milímetros, además le fueron incautados 2,000 pesos, 40 dólares y dos envoltorios con un polvo blanco que al parecer es cocaína.

También se le incautó un arma de fuego calibre 25 milímetros abastecida con cinco cartuchos útiles y un cargador con otros 10 cartuchos, 39 tiros calibre nueve milímetros, 10 municiones calibre 45, 15 cartuchos calibre 38 Súper y siete tiros calibre 25.

Al verificar su identidad, resultó que Juan Ángel Santos Lara fue detenido en 2008 en posesión de diversas armas de fuego largas, entre ellas un barret calibre 50, así como granadas de fragmentación.

Tras esa detención se fugó de la cárcel para trabajar como escolta de Ismael Zambada alias el Mayito , hijo de Ismael el Mayo Zambada García, líder del Cártel de Sinaloa junto a Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

Sin embargo, el presunto delincuente fue capturado nuevamente en noviembre de 2011, pero en enero de 2012 se fugó con otros cuatro sujetos de una penitenciaría de Sinaloa con la ayuda de un custodio de aquel penal.

A este custodio presuntamente le pagaron la cantidad de 300,000 pesos para facilitarles la huida, por lo que además cuenta con una orden de aprehensión por el delito de evasión de reos.

Actualmente Santos Lara residía en el fraccionamiento Juan Diego Residencial de Ensenada, municipio en el que adquirió taxis y los puso a trabajar en el transporte público.

Además se dedicaba a la siembra, cosecha y venta de marihuana para el cártel de Sinaloa, pues manifestó tener sembradíos del enervante en el poblado El Pino, en el estado de Sinaloa.

A Santos Lara también se le vincula como el autor material de un asesinato registrado en la sierra de Sinaloa, en venganza por el homicidio de su hermano.

Tras su detención en el puerto bajacaliforniano, los agentes de la PEP se trasladaron a Tijuana, en donde al parecer el sujeto tenía casas en las que se presume ocultaba armas de fuego.

El detenido fue puesto a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR).

mac