Monterrey.- El Ejército mexicano detuvo a algunos de los posibles autores de la masacre de 49 personas a las que les cortaron cabeza, manos y pies y cuyos cadáveres fueron hallados el pasado domingo en el estado de Nuevo León (norte), informaron el sábado fuentes de la fiscalía local.

En la operación "Rastrillo", mediante la cual elementos del Ejército realizan operativos en la zona de Cadereyta, donde se registró el macabro hallazgo, se logró la detención de varios individuos presuntamente ligados con la masacre, señaló una fuente de la fiscalía que pidió no ser identificada.

Entre los detenidos estaría Daniel Elizondo, apodado "El Loco", y quien sería el líder de la célula delictiva autora de la masacre, añadió la fuente.

La noche del viernes, el ministerio de la Defensa informó que la operación "Rastrillo" arrojó la detención de 44 personas presuntamente integrantes del cartel del Golfo, además de decomisar droga, armas, municiones, vehículos, dinero en efectivo, entre otros pertrechos.

La Defensa no aclaró si estos 44 detenidos están ligados con el hallazgo de los 49 cadáveres. Se limitó a señalar que en torno a este caso se han realizado "reconocimientos terrestres" para "identificar, ubicar y detener a los presuntos responsables" y que se han conseguido "resultados positivos"

El hallazgo de estos 49 cadáveres mutilados constituye unos de las masacres mayores y más macabras atribuidas al narcotráfico en México.

Las autoridades han señalado como probables responsables a los Zetas, organización delictiva creada por ex militares a mediados de los 1990, la cual se deslindó del hecho mediante mantas colgadas en la entidad.

En los últimos dían han aparecido sin embargo mantas (anuncios) que se presumen son de los Zetas en las que se deslindan de los hechos y acusan a sus ex aliados del cartel del Golfo.

El estado de Nuevo León, y su vecino Tamaulipas, son sacudidos por una escalada de violencia desde 2010 atribuida por las autoridades al rompimiento entre el Golfo y su ex brazo armado los Zetas.

Más de 50,000 personas han muerto desde diciembre de 2006 a consecuencia de los enfrentamientos entre los cárteles de la droga y de la ofensiva militar, incluido un número indeterminado de ciudadanos ajenos al crimen organizado.

MIF