Personal de la Fiscalía Especial de Investigación para la Atención del Delito de Secuestro, de la Procuraduría capitalina, desarticuló una banda de presuntos secuestradores que privó de su libertad a una mujer en septiembre pasado.

En conferencia de prensa, el titular de la fiscalía, Guillermo Terán Pulido, aseguró que quedaron a disposición del Ministerio Público local Karina Donato Delgado, Jairo Hernández Reyes, Ana María Hernández Reyes, José Alberto Monroy Silva y Eduardo Cruz Adriano.

Explicó que el ilícito se cometió el 12 de septiembre pasado, cuando la víctima salió de su domicilio para reunirse con Karina Donato y su esposo Jairo Hernández en las inmediaciones del metro Tacuba, con quienes tenía una relación de amistad de más de un año.

De ahí, acordaron ir a un bar ubicado en la colonia El Molinito, municipio de Naucalpan de Juárez, Estado de México, donde los esperaban los otros tres inculpados y posteriormente José Alberto y Ana María sugirieron continuar la convivencia en su domicilio, donde privaron de la libertad a la agraviada.

NOTICIA: Caen presuntos plagiarios de familiares de director de Little Boy

Al día siguiente José Alberto se encargó de realizar las llamadas de negociación al padre de la víctima con quien acordaron el pago del rescate en un estacionamiento de un establecimiento en Calzada México Tacuba.

Agregó que gracias a las labores de inteligencia se logró el rastreo e identificación de las llamadas telefónicas que hicieron los imputados, lo que derivó en la captura de Karina y Jairo, en la colonia Mártires de Río Blanco, en Naucalpan de Juárez. Los otros tres fueron detenidos en la delegación Miguel Hidalgo.

En su declaración ministerial Karina Donato aceptó su participación en el plagio, refirió ser amiga de la afectada, de quien aportó datos de su capacidad económica a sus copartícipes, mientras que Jairo Hernández dijo que el evento estaba planeado con su cónyuge, hermana y cuñado desde el mes de febrero.

Ana María facilitó la casa de seguridad, mientras que su esposo José Alberto fue el encargado de negociar el plagio, asignar las tareas a sus cómplices y proporcionar el vehículo para acudir al cobro del rescate.

NOTICIA: Pedirán a estados con más plagios dos unidades antisecuestro

Por último, Eduardo Cruz, cuidó a la víctima en la casa de seguridad y acudió al cobro del dinero para la liberación de la agraviada.

El funcionario de la PGJDF señaló que luego de que se reunieron los elementos de prueba en la indagatoria, los imputados fueron consignados ante un Juez Penal del Reclusorio Preventivo Oriente y al Centro de Reinserción Femenil Santa Martha Acatitla.

mfh