Raymundo Riva Palacio, director del portal periodístico Eje Central calificó de acertada la postura que ha tomado la PGR al sostener con extrema prudencia el estatus de la desaparición de Diego Fernández de Cevallos, sin embargo señaló que el caso debería de tratarse como un asunto de Estado, por la relevancia del ex senador panista en la política mexicana.

"No porque Diego Fernández de Cevallos estuviera al frente en las actividades políticas, sino por lo que significa en términos de relaciones políticas, en términos de relaciones económicas y por un pequeño detalle que tiene un enorme significado en otras partes donde la política es muy seria: fue un candidato a la presidencia, uno de los arquitectos de la modernización del México que vivimos".

En entrevista con Radio Fórmula, el periodista destacó que Fernández de Cevallos tiene una relación de ascendencia e influencia sobre todo el gabinete de seguridad del presidente Felipe Calderón, en el área civil, salvo Genaro García Luna.

"El secretario de Gobernación, el procurador General de la República, el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Seguridad Pública, todos ellos son muy cercanos a Diego Fernández".

Por ello, dijo que cualquiera que sea la razón de la desaparición del político panista, es "un golpe al corazón" del gabinete de seguridad.

Reiteró que en términos de la percepción internacional sobre México, la desaparición del ex candidato presidencial es un golpe perjudicial para el gobierno del presidente Felipe Calderón, por lo que el asunto debe tratarse como un asunto de Estado.

"Diego Fernández de Cevallos tiene un tipo de prestigio y un tipo de imagen, que cuando en el exterior ven que una persona de esa naturaleza con esa trayectoria, con esa ascendencia, con esa red de relaciones, es víctima de algo que no se sabe que es, pero dentro del esquema de la inseguridad, está diciendo hacia el exterior que no pueden ni siquiera proveer seguridad a los miembros más distinguidos de sus elites y la forma en la cual no se está tratando el asunto de Diego Fernández como un asunto de Estado".

/doch