El sacerdote y director del refugio para migrantes Hermanos en el Camino, en Oaxaca, Alejandro Solalinde, presentó ayer una denuncia ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) por el secuestro de entre 60 y 80 migrantes en Medias Aguas, Veracruz, a manos de un grupo armado.

Mientras, el vocero de la Procuraduría General de la República (PGR), Ricardo Nájera, informó que por esos hechos se integraron dos indagatorias: PGR/VER/ACA/II/098/2011 y PGR/OAX/SC/II/164/2011, ya que presuntamente los delitos se cometieron en la franja que divide a los estados de Oaxaca y Veracruz.

Por su parte, el prelado aseguró que el tren, que partió de Oaxaca y pasaría por Veracruz y en el que iban aproximadamente 200 migrantes -entre hombres, mujeres y niños-, paró repentinamente el 24 de junio en el tramo Medias Aguas, donde un grupo de personas armadas los obligó a subir a varias camionetas bajo amenazas.

El resto logró escapar. Algunos de ellos regresaron al refugio para contar lo sucedido, por lo que se hicieron denuncias públicas para después exponer a la SIEDO las razones y ofrecer los testimonios.

Cuestión que orilló a la Comisión Nacional de Derechos Humanos a intervenir y garantizar la protección de los migrantes, mismos que ofrecerán los elementos constitutivos del delito de privación ilegal de la libertad o secuestro.

Para Solalinde, los presuntos responsables del secuestro masivo de migrantes podrían ser integrantes del cártel de Los Zetas debido a que es el grupo con mayor presencia y participación criminal en otros hechos similares, tanto en Oaxaca como Veracruz.