Aunque la lucha que sostiene el presidente Felipe Calderón contra el crimen organizado podría perjudicar al Partido Acción Nacional (PAN) en las próximas elecciones presidenciales, ésta debe continuar, consideró la consultora de seguridad estadounidense, Stratfor.

En un análisis publicado en su página web, la consultara sostuvo que la lucha contra el narcotráfico será la herencia que deberá asumir el próximo gobierno federal, en colaboración con el Ejército mexicano.

Sentenció que cambiar la actual estrategia sería incurrir en un error.

En cuanto a las elecciones, la agencia estimó que el tema será bandera de los contrincantes del partido oficial, quienes explotarán el descontento ciudadano para atraer votos, sin embargo el nuevo presidente sólo tendrá la opción de mantener la campaña contra los cárteles de la droga.

Puede ser efectiva en explotar el descontento ciudadano dada la situación por la que atraviesa México, y también para que los partidos de oposición obtengan votos... Pero esta atmósfera (de violencia) dicta que sin importar quién gane la elecciones de 2012, el nuevo Presidente tendrá sólo la opción de mantener la campaña contra los cárteles".

La agencia estimó que actualmente, los cárteles de la droga viven una crisis estructural, debido a la descomposición del sistema criminal en el cual están inmersos, lo que dio paso a lo que llamó "La Hidra".

Ejemplifico el caso del cártel de los Beltrán Leyva, que hace tres años era parte de la Federación de Sinaloa y, tras la caída de su líder Alfredo Beltrán en 2008, le declararon la guerra a la organización de Joaquín El Chapo Guzmán.

En 2009 se formó el Cártel del Pacífico Sur, liderado por otro de los hermanos Beltrán y, tras la captura de Edgar Valdez Villareal se vuelve a fraccionar el cártel de los Beltrán y surge el Cártel Independiente de Acapulco.

En Guadalajara en tanto, nacieron La Resistencia y el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

apr/ Con información de Stratfor