La Procuraduría General de Justicia del Estado de Nuevo León (PGJENL) informó ayer que las pesquisas continúan, luego del hallazgo de 12 cuerpos, hasta el momento, de quienes podrían ser integrantes del grupo musical sudamericano Kombo Kolombia, secuestrados y desaparecidos la madrugada del viernes pasado por un grupo armado, cuando amenizaban una fiesta privada en el municipio de Hidalgo.

Tanto la Procuraduría como el vocero de seguridad estatal, Jorge Domene, estimaron que aun cuando se tiene la presunción de que los cuerpos, por su vestimenta, serían los del conjunto musical encontrados en un pozo localizado en la Noria del rancho El Coyote, en el municipio de Mina, a escasos 4 kilómetros de Monterrey, falta constatar para darlo por hecho en 100%, sin dejar dudas.

Las mismas fuentes precisaron que hasta el momento, los siete cuerpos han sido recuperados entre el domingo y lunes, aunque se denunció la desaparición de 20 personas, una de ellas que logró escapar y fue quien informó el sitio donde fueron llevados los secuestrados; sin embargo, el nombre del sobreviviente no fue revelado.

Los cuerpos han sido trasladados al anfiteatro del hospital universitario, donde se están realizando las necropsias de ley y se solicitó a familiares de los desaparecidos una muestra de ADN, para comparar con los cuerpos recuperados, con la finalidad de tener una certeza de que son ellos.

De acuerdo con las primeras indagatorias, los cuerpos recuperados presentan huellas de tortura, algunos de semidesnudos, con disparos de arma de fuego de grueso calibre en todo el cuerpo, pero será el resultado de la necropsia el que determine la causa de la muerte.

Mientras tanto, elementos periciales, ministeriales y el Ejército continúan la búsqueda del resto de los integrantes del grupo musical, tomando en cuenta que refirieron que son 16 quienes forman parte de éste, formado en el 2011, más cuatro más de logística, quienes se dedican al género musical del vallenato, muy popular en la nación sudamericana.

rtorres@eleconomista.com.mx