El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, aseguró que la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo es una prioridad, por lo que debe ser responsabilidad de todos los actores gubernamentales y políticos hacer frente a la delincuencia en todas sus formas y modalidades.

Al participar en la reunión plenaria conjunta GAFI-Gafisud, reiteró que la lucha contra estos flagelos no es responsabilidad única de los países. Es necesario el esfuerzo conjunto de la comunidad internacional, porque sólo así se podrá enfrentar eficientemente a la delincuencia, en particular el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.

Reconoció que las tareas que desempeñan el GAFI y el Gafisud, así como organismos regionales afines son de vital importancia para la comunidad internacional en estas tareas. Indicó que, en línea con las recomendaciones del GAFI, México cuenta con una Estrategia Nacional para la Prevención y Combate al Lavado de Dinero y el Financiamiento al Terrorismo y, gracias a ésta, se ha impedido que las organizaciones criminales dispongan de ganancias económicas.

La estrategia de México se compone de cuatro ejes como el de la información y organización, un marco normativo, la supervisión basada en riesgos y procedimientos eficaces, así como la transparencia y el rendición de cuentas.

Cordero mencionó algunas de las medidas comprendidas en el Acuerdo Nacional por la Seguridad, entre las que se encuentran: el Ejecutivo emitiría una estrategia contra el lavado de dinero; una iniciativa de ley para regular operaciones en efectivo, e instruir a Gobernación, Seguridad Pública y la SHCP para que investiguen juntos averiguaciones previas sobre lavado de dinero.