Guanajuato.- La procuraduría estatal de Justicia confirmó que son ocho los cazadores originarios de León desaparecidos en la Sierra de Zacatecas, quienes habrían sido secuestrados en un reten de policías municipales del poblado de Plateado.

De acuerdo con la versión de un cazador leonés que logró escapar, sus compañeros habrían sido ejecutados y sus cuerpos quemados por hombres armados.

En un comunicado, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó que el 6 de diciembre se presentó la primera denuncia por la desaparición de los leoneses en el estado de Zacatecas.

El denunciante manifestó que su hermano y su sobrino salieron el sábado 4 de diciembre de León con destino al municipio de Momax, en Zacatecas, esto en el rancho de San Lorenzo, con un grupo de amigos que practican la casería.

Refirió que salieron alrededor de las 4 de la tarde a bordo de una camioneta Suburban y regresarían a León el 6 de diciembre.

Al ver el denunciante que sus familiares no regresaban, le preguntó al papá de uno de los acompañantes que tampoco regresó, por lo que deciden ir a buscarlos al rancho de San Lorenzo.

Vecinos del lugar les informaron que los habían visto tomando cerveza con una persona que habían contratado como guía, siendo el día 6 de diciembre el último día que los vieron.

Al regresar a la ciudad de León, el hermano de otra de las personas desaparecidas le comentó al denunciante que recibió una llamada de uno de los cazadores que logró escapar, quien le contó que sus compañeros habrían sido asesinados.

Le dijo que sus familiares y amigos salieron del Rancho San Lorenzo pero que fueron interceptados por un reten de policías municipales del poblado de Plateado.

Los uniformados les indicaron que debían de mostrar los permisos de portación de armas de casería y que tenían que hacer un chequeo en un poblado cercano.

Posteriormente fueron recibidos por otro supuesto grupo de policías municipales, los cuales los amarraron, golpearon y torturaron.

Supuestamente los subieron a una camioneta y los llevaron a una brecha de terracería entre la sierra.

En ese transcurso el cazador supuestamente saltó de la camioneta y corrió, a pesar de ir lesionado de una pierna por impactos de bala; además, dijo que pudo observar como los ultimaron.

Supuestamente el sobreviviente caminó sin rumbo hasta llegar a una carretera, donde pidió ayuda a un automovilista, quien lo trajo hasta el municipio de León.

La PGJE de Guanajuato informó que el viernes 10 de diciembre se remitió desglose de la averiguación previa número 353/2010 a la procuraduría de Zacatecas.

Hasta el momento, son ocho las personas reportadas como desaparecidas.

POLICÍAS RINDEN DECLARACIÓN

Por su parte, el procurador de Justicia de Zacatecas, Arturo Nahle, informó que cuatro policías de la localidad de Joaquín Amaro rindieron declaración sobre la acusación que pesa sobre ellos de haber entregado a un grupo de cazadores a delincuentes.

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) indicó que a seis días de la desaparición de los cazadores guanajuatense en la sierra de Morones, en territorio zacatecano, aún no se localiza a ninguno, 'ni vivos ni muertos'.

Agregó que según versiones de dos personas que lograron escapar, los cazadores fueron detenidos por policías municipales de Joaquín Amaro el pasado martes 7 de diciembre.

Los agentes entregaron a un grupo de 20 delincuentes encapuchados y armados a los cazadores, pese a que se identificaron con credenciales y permisos de portación de arma de fuego.

El procurador dijo que el director de la Policía Municipal y dos elementos más viajan hacia esta capital también para rendir su declaración ministerial.

Señaló que personalmente encabeza las investigaciones y mantiene comunicación permanente con su homólogo de Guanajuato, Carlos Zamarripa Aguirre.

Afirmó que este lunes todos los policías municipales de Joaquín Amaro fueron llamados a esta capital a rendir su declaración ministerial, ante las acusaciones de familiares de las víctimas de que ellos entregaron a los cazadores a un grupo delictivo organizado.

Los elementos que rendirán su declaración son Julio César Ortiz Pérez, director de la Policía Municipal, y los elementos Juan Carlos García Guerrero, Felipe Valenzuela Ruiz, Arturo Almaraz Avila, Agustín Rodríguez Saldívar, José Angel Ortiz Pérez y Mario Torres Beltrán.

Nahle García añadió que en todo el municipio de Joaquín Amaro se mantiene un operativo policial para dar con el paradero de los guanajuatenses, que se denuncia salieron a cazar desde el pasado 4 de diciembre en la sierra de Morones, en Zacatecas.

Las víctimas son integrantes del llamado club cinegético 'Aldama', y se trata de Ernesto Cordero Anguiano, de 37 años, un militar retirado; Diego Cordero Anguiano, de 47; Juan Diego Cordero Valdivia, de 22; Alan Josué Bocanegra López, de 19; Sergio Sánchez Pérez, de 32; Mario Alberto Reyes, de 26; José Javier Martínez, de 46, y Héctor González Cervantes, de 37.

Según señaló el funcionario estatal, el grupo también era integrado por dos personas más que lograron escapar y denunciar la situación, que son un menor de 15 años, y otro identificado solamente como Antonio.

apr