Las universidades del país están elaborando protocolos de seguridad dentro de sus instalaciones; realizando investigaciones en la materia, y organizando foros de discusiones en los que se vea reflejada la experiencia e inquietudes de toda la sociedad, informó Rodolfo Tuirán, subsecretario de Educación Superior.

Durante la firma del acuerdo para el establecimiento del Observatorio Zona Libre de Violencia en instituciones de Educación Superior, el funcionario explicó que la elaboración de los protocolos tiene como objetivo preparar a las instituciones para reaccionar frente a cualquier situación de riesgo o amenaza que ponga en peligro a los estudiantes.

Detalló que en las universidades, como semilleros del conocimiento, se preparan investigaciones relacionadas con el tema de seguridad, ya que esta problemática debe ser vista de forma integral, analizando sus múltiples causas.

Esto con el fin de formular políticas adecuadas para su erradicación, y agregó que estas acciones forman parte de los objetivos del Programa de Desarrollo de Educación Superior, al que se le destinó un monto de 40 millones de pesos para atender las distintas necesidades y preocupaciones de las universidades.

Violencia en números

Tuirán lamentó que alrededor de 21% de los pupilos de educación superior hayan sido víctimas de robo, asalto o agresión en la escuela. Además enfatizó que 7% de las estudiantes ha sido objeto de algún tipo de hostigamiento o agresión sexual dentro de las instituciones educativas. Aunado a lo anterior, una porción elevada de los estudiantes manifiesta sentimientos de intolerancia hacia quienes tienen una orientación sexual diferente.