Fuerzas Federales, Ejército y Marina Armada de México se sumaron a la aplicación del código rojo con policías municipal y estatal de Coahuila, para ubicar grupos de sicarios que la última semana han perpetrado atentados en contra de grupos rivales en bares y centros nocturnos, con saldo hasta el momento de 20 muertos, con los nueve ocurridos ayer.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila (PGJEC) reportó una serie de hechos ilícitos ocurridos en los bares Futuro y Tornado, asentados en el municipio de Torreón, donde grupos de sicarios ingresaron al lugar en la noche del sábado y primeras horas del domingo para acribillar a nueve personas y dejar 10 heridos.

La Procuraduría del estado precisó que el primer evento delictivo ocurrió en las últimas horas del sábado en el bar Futuro, ubicado en bulevar Rodríguez Triana, colonia Santiago Ruiz, donde fueron ejecutados por un comando armado dos parroquianos, quienes se encontraban ingiriendo bebidas etílicas.

El siguiente hecho, según la PGJEC, ocurrió en las primeras horas de ayer en el bar Tornado, localizado en Avenida Presidente Carranza, entre las calles de Comonfort y Francisco I. Madero, en pleno centro de Torreón, donde fueron acribilladas seis personas que fallecieron en el acto y una más murió en el hospital.

Los reportes de la tarde realizados por la Policía ministerial puntualizaron que en total fueron nueve los muertos y 10 civiles heridos, quienes se encuentran en diferentes nosocomios de la capital de Coahuila y se indica que su situación se reporta como estable.

Hasta el momento han sido identificados Raúl Ontiveros Salazar y José Miguel Sánchez, asesinados en el bar Futuro; mientras que los occisos del bar Tornado son José Antonio Valdez Hernández, Luis Daniel Lugo Sánchez y René Alejandro Berumen. Los demás todavía no han sido identificados, expone el reporte.

rtorres@eleconomista.com.mx