Durango.- El gobierno de Durango informó este jueves que decidió clausurar definitivamente la cárcel de la que un grupo de reos intentó fugarse el martes dejando un saldo de 24 muertos, mientras que la fiscal local denunció torturas contra los custodios.

El inmueble será remodelado para habilitarlo como cuartel de cuerpos policíacos, e incluso de elementos militares de la Secretaría de la Defensa Nacional, precisó el gobierno estatal en un comunicado.

El martes, un grupo de reos del Centro de Readaptación Social (CERESO) número dos de Gómez Palacio intentó fugarse. Cuando los carceleros se percataron de la situación, iniciaron un enfrentamiento a balazos que, aunque frustró la huida, dejó 24 muertos, entre ellos 15 internos y 9 custodios, así como seis lesionados más.

El miércoles, el penal fue totalmente desalojado, y los poco más de 500 presos que quedaban fueron trasladados a otras prisiones.

Los custodios "fueron golpeados cruelmente, torturados de manera despiadada y esos hechos son reprobables y no pueden quedar así", aseguró a la AFP la fiscal general de Durango, Sonia de la Garza, quien añadió que la balacera fue posible ya que los reos pueden conseguir armas que luego entierran o esconden en la cárcel.

"A raíz de los hechos que se suscitaron en días pasados y que obligó al desalojo y reubicación hacia otros reclusorios del 100% de los internos que había en el penal gomezpalatino, las tres órdenes de gobierno acordaron que ya no funcionará como tal, y se le dará utilidad de albergue de fuerzas policíacas, luego de que las instalaciones sean objeto de una adecuación", precisó por su parte el gobierno.

El secretario de Seguridad Pública de Durango, Jesús Rosso Holguín, confirmó a la AFP que se pretende modificar la infraestructura de esa cárcel, por lo que se llevó a cabo el traslado de 504 internos. Aquellos de alta peligrosidad serán llevados a penales de máxima seguridad, añadió.

Por otro lado, el vocero de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Luis Manifacio, declaró que hay protestas y bloqueos de avenidas en zonas aledañas a la cárcel para presionar a las autoridades para que den a conocer los nombres de los internos muertos y aquellos trasladados a otros penales del país.

klm