Dos entrenadores de fútbol aficionado y la esposa de uno de ellos fueron asesinados por un comando que disparó en forma indiscriminada en un partido de adolescentes en Chihuahua, informó el miércoles la fiscalía local.

El comando "comenzó a disparar de manera indiscriminada" en un campo de juego en los suburbios de Ciudad Juárez, indicó la Procuraduría local. La mujer que falleció en el ataque tenía ocho meses de embarazo, agregó el reporte oficial.

Se trata del tercer ataque de comandos armados durante juegos de fútbol aficionado esta semana en México.

El domingo murieron tres espectadores en otro ataque en un partido en Ciudad Juárez, mientras que la noche del lunes un comando mató a cinco personas en una cancha en Acapulco.

Ninguno de los grupos agresores ha sido detenido y hasta ahora las autoridades no han determinado si estos ataques en canchas de fútbol siguen un patrón común o son coincidencia.

El reporte de la Procuraduría señaló que otras seis personas fueron asesinadas la noche del martes en Ciudad Juárez, la localidad más violenta de México, escenario de ajustes de cuentas entre cárteles de la droga y que en 2009 registró unos 2,660 muertes violentas y suma más de 855 este año.

En tanto que en Chihuahua, capital del estado, dos reclusos murieron en una riña en un centro penitenciario. Otros cuatro crímenes al parecer realizado por narcotraficantes se registraron en el vecino estado de Tamaulipas, también fronterizo con Texas.

Según un reciente balance oficial, en todo el país la violencia atribuida a los carteles deja más de 22,740 muertos desde que el presidente Felipe Calderón declaró la guerra a los carteles de la droga en diciembre de 2006.

/doch