Los estados en los que los adolescentes reportan con más frecuencia que los delincuentes les invitan a formar parte de su grupo son Chihuahua (17.8%), Baja California (13.6%), Quintana Roo (12.5%) y Durango (12.35%). De acuerdo con la consulta infantil y juvenil que llevó a cabo el IFE, los estados de Michoacán, Coahuila, Tamaulipas, Sinaloa, Durango, Nuevo León y Chihuahua es donde las niñas y los niños reportan más incidencia de balaceras y muertos.

En contraste, los estados de Yucatán, Hidalgo, Campeche, Tlaxcala y Querétaro, las niñas y los niños reportan menos incidencia de balaceras y muertos.

En el informe de resultados de la Consulta que realizó el mes pasado, el IFE informó que participaron en ella 2 millones 491 mil 361 niñas, niños y jóvenes de entre 6 y 16 años de todo el país, también señala un aumento en la desconfianza a policías, militares y presiones para pertenecer a grupos de la delincuencia organizada.

Cerca de la mitad de las niñas y los niños de 6 a 9 años participantes en la Consulta señala que por donde vive hay gente que roba, frente al 24.6% que en este grupo de edad afirma que por donde viven hay balaceras y muertos , refiere.

Se añade que en lo general, la percepción de inseguridad se incrementa con la edad, de tal manera que el mayor porcentaje de respuestas afirmativas a la presencia de balaceras y muertes se reporta entre las población de 15 años, entre quienes alcanza un 33.5 por ciento.

Quienes no asisten a la escuela tienen una mayor percepción de la inseguridad, pues el porcentaje de respuestas afirmativas a esta pregunta se eleva a 45.0 por ciento , precisa..

En los resultados por estados y a la pregunta Por donde vivo hay balaceras y muertos se advierte que Yucatán, Hidalgo, Campeche, Tlaxcala y Querétaro, son las entidades en las cuales las niñas y los niños reportan menos incidencia de balaceras y muertos. En el extremo opuesto, se ubican Michoacán, Coahuila, Tamaulipas, Sinaloa, Durango, Nuevo León y Chihuahua.

Asimismo la invitación a formar parte de grupos delictivos se incrementa con la edad y es mayor entre los hombres (13.5%) que entre las mujeres (7.8 por ciento), y entre quienes no asisten a la escuela (22.2%) que entre quienes cuentan con escolaridad (10 %).