Los cárteles de las drogas mexicanos han iniciado un replanteamiento del mercado de enervantes y buscan nuevas rutas para no pasar por México, debido a que el Estado mantiene una vigilancia y combate al tráfico que ha sido reconocido por sus resultados en el mundo.

La tendencia de los aseguramientos de cocaína en México es a la baja, pues hoy los traficantes mexicanos prefieren reducir riesgos y costos, que representa la lucha que realiza el gobierno de México contra las drogas y el crimen organizado.

Antonio Mazzitelli, representante regional de la Oficina Contra las Drogas y el Delito de la Organización de las Naciones Unidas, (UNDOC) aseguró que si bien el mercado de la cocaína se ha reducido entre 25 y 27% en los últimos años en Estados Unidos, éste sigue siendo el mayor consumidor del mundo.

Sin embargo, aseguró que hoy el problema de la marihuana o el cannabis tienen tendencias a reducirse por el tráfico internacional, debido a que prácticamente en todos los países y los continentes se puede producir.

Otra de las alertas que lanza el reciente 'Informe Mundial sobre las Drogas' de la Oficina Contra las Drogas y el Delito de la ONU, es el hecho de que tan sólo en Europa, se encontró que en 2010, hay 41 nuevas drogas que no están vigiladas.

Consideró que si bien los consumos y mercado de cocaína ha disminuido en Estados Unidos y se ha estabilizado en Europa, el riesgo que se enfrenta es el crecimiento en el consumo de las drogas legales, o productos farmacéuticos, que al igual que las metanfetaminas y el éxtasis, se pueden producir en cualquier parte del mundo.

En este caso, dijo, lo único que se requiere es el acceso a los precursores químicos que no representa un grave problema para los productores de drogas, y el consumo interno, como su distribución se realiza a través de organizaciones criminales locales.

El representante de la UNDOC para México, Centroamérica y El Caribe, sostuvo que las organizaciones criminales mexicanas buscan menores riesgos a sus negocios ilícitos mediante la ubicación de sus centros de operación en países centroamericanos.

Indicó que eso ya está documentado, pues en recientes fechas, en Honduras se encontró un laboratorio para el procesamiento de cocaína, que presuntamente operaba el Cartel del Pacífico que comanda Joaquín 'el Chapo' Guzmán Loera.

Advirtió que las organizaciones criminales que buscan nuevos mercados de las drogas, especialmente de la cocaína están en desventaja en otros mercados, como el de Europa y Africa, porque el control de la producción está fuera de su alcance y esto les representan costos más elevados que a los narcotraficantes de los países productores.

Por ello, consideró que se está replanteando la participación de los cárteles mexicanos, porque es mucho más difícil pasar la cocaína por México hacia Estados Unidos que tiene un mercado de unas 150 toneladas de alcaloide al año, mientras que en Europa el mercado es de 130 toneladas.

Esto, dijo representa todavía mucho dinero, pero los niveles de riesgos por la vigilancia del Estado en México son muy elevados, por lo que ahora tratan de buscar otras formas de hacer negocios ilícitos.

Antonio Mazzitelli señaló que 'en el pasado el negocio era trafico de drogas hoy van a otros negocios ilícitos y la emergencia de una nueva cultura criminal, que es el paramilitarismo, como lo hacen Los Zetas y La Familia Michoacana, a través del control del territorio y el cobro de uso de suelo sobre las actividades criminales'.

El negocio de las drogas es menor que antes, aceptó y consideró que 'a mediano y largo plazo con emergencia de las drogas sintéticas y su importancia, y producción local de drogas como marihuana, se puede decir que las empresas de tráfico de drogas deben plantearse el problema de cómo reposicionarse' si quieren permanecer en el mercado.

Puntualizó que se trata de 'organizaciones criminales poderosas que deben plantearse como empresas, a través del mercado, marketing, por ello ahora se sabe que hay una estrategia mercadeo nueva en Estados Unidos, que van ofreciendo heroína a la venta de puerta en puerta'.

Recordó que el Informe Mundial sobre las Drogas, advierte que el año pasado la producción de heroína bajo en una medida importante, debido a que en Afganistán que es el principal productor, hubo una plaga que afectó los cultivos de amapola, mientras que en México hubo una importante erradicación de cultivos, sin embargo advirtió que para este año, habrá una importante recuperación.

Reiteró que hoy los cárteles de las drogas mexicanos, han comenzado a buscar nuevas opciones de tráfico de enervantes, debido a que traer cocaína a México es muy resgoso y prueba de que la lucha contra el narcotráfico del gobierno mexicano da resultados es que hoy el precio de la cocaína en Estados Unidos es de 150 dólares por gramo, contra 90 que costaba hace unos años y su calidad es inferior.

Concluyó al señalar que las Naciones Unidas mantienen su posición de combatir el consumo de drogas en el mundo, porque es un problema de salud que acaba con la vida de unos 200,000 jóvenes entre 15 y 34 años de edad en el mundo.

Por lo tanto, dijo, el problema debe ser resuelto como un problema de salud pública y no exclusivamente con acciones policíacas, como es la prevención de las adicciones, el tratamiento a los adictos y la reducción de los mercados.

RDS