Una caravana de 10 camionetas con más de 40 sicarios, sembró muerte y zozobra los últimos minutos del sábado y primeras horas del domingo a su paso por cinco municipios de Jalisco colindantes con el estado de Michoacán, con saldo hasta el momento de nueve personas muertas, entre civiles y policías, más tres preventivos lesionados y otro civil, lo que detonó el Código Rojo’’ y movilizó fuerzas federales, estatales y municipales.

Fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP) y Procuraduría General de Justicia del estado de Jalisco (PGJEJ), reportaron que los enfrentamientos con la caravana de gatilleros se ocurrió entre las 03:00 horas de ayer, después que las autoridades preventivas realizaran un operativo en el municipio de Briseño, colindante con Michoacán.

A partir de ese momento las escaramuzas y persecución se dieron entre brechas y poblados de Quitupan, Jilotlán de los Dolores, San Onofre, Juan Diego, Tepalcatepec y Santa María del Oro, que se sumó a un ataque a la presidencia municipal de Ayutlán, donde tres policías municipales y un civil, fueron muertos.

Todos ellos pertenecientes a los municipios de Degollado, Ayotlán de Santa Rita y Briseño, logrando los agresores darse a la fuga, aunque les fueron aseguradas dos camionetas, una Toyota Tacoma y otra Pick Up, así como diverso armamento de grueso calibre, que aún sigue siendo contabilizado por las autoridades de Jalisco.

La estela muerte que fue dejando a su paso la caravana de sicarios, sumó tres acribillados en el rancho Quiringual y en Jilotlán de los Dolores, fueron asesinados un hombre en la carretera hacia Tepalcatepec que comunica con Michoacán, en el municipio de Ayotlán, se informó de otro ataque donde murieron tres policías y un civil.

La Procuraduría del Estado y personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, se encuentran levantando cadáveres y evidencia que puede llevar a la captura de la caravana de sicarios que aterrorizó los municipios mencionados, debido a que hasta el momento no reportaron captura alguna y se verificará si alguno de los civiles era parte de los agresores.