La influencia de Joaquín Guzmán Loera El Chapo, líder del Cártel de Sinaloa y el narcotraficante más buscado en el mundo, tendrá un verdadero impacto únicamente si se le extraditara de manera inmediata a EU, de acuerdo con consultoras especialistas en seguridad y crimen organizado.

A pesar que El Chapo es la cabeza más visible del Cártel de Sinaloa, no es el único líder: su socio principal Ismael Zambada García, conocido como El Mayo, presume el mismo poder dentro de La Federación (como también es conocida esta célula criminal) y Juan José Esparragoza Moreno, alias El Azul, es otra de las cabecillas con capacidad de operar a esta célula criminal, analiza la Fundación InSight Crime.

Steven Dudley, cofundador del Think Tank InSight Crime, expuso que el Cártel de Sinaloa aún conserva una sofisticada estructura, capaz de penetrar a los gobiernos.

De acuerdo con Jeremy McDermott, cofundador de InSight Crime, la captura del capo de Sinaloa no significa necesariamente que se aparte de las actividades criminales. Dependiendo de la cárcel en la que sea ubicado puede dirigir vía mensajes enviados a través de sus abogados o mediante el uso de teléfonos celulares de contrabando. Lo que neutralizaría su poder muy rápidamente sería su inmediata extradición a EU , afirmó.

La consultora en geopolítica Stratfor, expuso que, como la mayoría de las principales organizaciones criminales en México, La Federación de Sinaloa está dirigida por un abanico de líderes criminales, cada uno con su propia red, que opera bajo una estructura común.

Estos líderes guían las estrategias y actividades del cártel en todo el país, así como las operaciones trasnacionales. Con Guzmán bajo custodia, los mejores líderes buscarán mantener el control del cártel. Sin embargo, si los ajustes internos evolucionan a un conflicto intracartel, Stratfor prevé que se podría desatar una ola de violencia en todo el noroeste del país.

ana.langner@eleconomista.mx