La función del Ejército no es matar gente inocente; los militares no salen a las calles a matar civiles, sino a detener delincuentes , afirmó Miguel Álvarez Santamaría (PRI).

Militar en retiro y Secretario de la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, auguró que el presidente Felipe Calderón Hinojosa no terminará con el narcotráfico durante su mandato, porque empezó al revés y sólo alborotó el panal.

Le faltó estrategia al señor Presidente, en el sentido de que, antes de alborotar el panal, hubiera empezado por la policía municipal, a proporcionarle buen armamento, adiestramiento y el sueldo adecuado para que (sus elementos) no se involucraran (con el crimen organizado), y así seguir con las demás policías existentes, hasta las policías federales.

Pero él empezó al revés. Entonces, alborotó el panal y por eso de su estrategia realmente no ha resultado ningún efecto. Hizo mal en ese aspecto; su estrategia le falló .

En opinión del guerrerense, si se hiciera una encuesta se demostraría que entre 80 y 90% de la sociedad está de acuerdo con la labor que realiza el Ejército mexicano en la calles de todo el país para combatir el narcotráfico.

Y si 10% restante rechaza la presencia de los militares en las calles, dice, es porque está involucrado en el narcotráfico.

La sociedad está contenta realmente con lo que está haciendo el Ejército. Obviamente, hay efectos colaterales. Hay gente que no está de acuerdo con el término, pero son efectos colaterales, el hecho de que se cometan accidentes. Porque... la función del Ejército no es matar gente inocente.

Obviamente se atraviesan en el fuego cruzado, por un lado y por otro, hay muertos. Esto no es nuevo, mucha gente lo sabe, que la misma delincuencia se uniforma de policías y de militares y hacen sus fechorías .

Desde su óptica, la lucha contra el narcotráfico emprendida por el gobierno federal sí justifica los daños colaterales -léase muerte de civiles-registrados a la fecha, porque ha habido resultados importantes en el decomiso de drogas, dinero, armas y aeronaves en poder de los delincuentes.

Yo creo que sí se justifican los daños, que son mínimos. Son efectos colaterales porque el Ejército no anda buscándolos. Es una lucha, no una guerra, una batalla, en la que si hay balazos tiene que haber muertos.

Obviamente, si hay agresión en contra del Ejército se repele y desgraciadamente en esa situación es donde existen los daños colaterales.

Pero el Ejército no sale a la calle a matar civiles, sino simplemente a capturar delincuentes.

Calificó como muy injusto el hecho de que si la delincuencia organizada tiene la posibilidad de capturar a un grupo de militares, les corten la cabeza.

En cambio, si el Ejército captura a un determinado número de delincuentes los entrega al MP, no los anda matando o cortándoles la cabeza .

Finalmente, dijo estar absolutamente en contra de la despenalización o legalización de las drogas.

[email protected]