La emboscada contra el convoy de la Policía Federal que venía de Michoacán al Distrito Federal fue ordenado por el guía espiritual de La Familia Michoacana, Nazario Moreno El Chayo, según confesaron dos sicarios capturados y presentados ayer por la SSPF, quienes fueron parte del grupo de 38 sicarios que acribilló a 12 federales e hirió a tres más.

Ramón Pequeño García, jefe de la Sección Antidrogas de la Policía Federal, presentó en el Centro de Mando de la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF) a los dos jóvenes de nombres Alain Escutia Ruiz El León y Emilio Obed Palacios Andrade El Monstruo, que fueron detenidos en Morelia y confesaron tales hechos delictivos.

Según el funcionario federal, la emboscada contra los policías federales fue como respuesta a una serie de acciones preventivas y capturas realizadas por esa corporación en Zitácuaro, principalmente.

En la preparación de la agresión ordenada por El Chayo, uno de los fundadores del cártel de La Familia Michoacana y dos sujetos identificados con los apodos de El Chucky y La Morsa fueron quienes reunieron a más de 35 sicarios.

La planeación inició a las 6 de la mañana del lunes, cuando fueron citados por El Chucky y La Morsa en la gasolinera La Cotorra, donde se dieron las instrucciones para de ahí, partir a en 12 camionetas a diferentes puntos para esperar las camionetas de la Policía Federal.

Ramón Pequeño, comentó que El León y El Monstruo confesaron que los policías federales fueron atacados por 20 minutos, con el resultado de 10 muertos en el lugar, dos más que murieron en los hospitales y tres que se encuentran en estado de gravedad aún.

Además se conoció de dos bajas por parte de los sicarios del Cártel de la Familia Michoacana, uno conocido como El Beto, que se encontró en una de las camionetas agresoras y otro en un descampado.

[email protected]