Diversas agencias defensoras de la ley detuvieron a más de 2.000 personas en Estados Unidos tras una investigación de 22 meses a organizaciones mexicanas del narcotráfico dentro del país, informó el jueves el departamento de Justicia.

La operación, llamada Project Deliverance (Proyecto Liberación), se concentró en el transporte de metanfetamina, cocaína, heroína y marihuana a lo largo de la frontera sudoeste.

El secretario de Justicia, Eric Holder, dijo en conferencia de prensa que el proyecto fue ``apenas una batalla, pero a la vez ``un golpe muy significativo'' a los cárteles.

El operativo permitió incautar 154 millones de dólares en metálico, 544 kilos (1.200 libras) de metanfetaminas, 2,2 toneladas de cocaína, 635 kilos (1.400 libras) de heroína y 62 toneladas de marihuana.

La operación estuvo a cargo de la DEA, el FBI y la oficina de Inmigracion y Aduanas en colaboración con policías estatales y locales.

Uno de los arrestados es Carlos Ramón Castro Rocha, quien según la policía es uno de los líderes de las organizaciones que importan narcóticos a Estados Unidos.

En México, el responsable antidrogas de la Policía Federal, Ramón Pequeño, dijo en rueda de prensa en la capital mexicana que Castro fue señalado en relación con el envío de entre 70 y 90 kilos (150 y 200) libras de heroína a Estados Unidos desde la ciudad mexicana de Guasave, en el estado de Sinaloa, considerado bastión del cartel de las drogas del mismo nombre.

Personas como Castro ``se manejan en un bajo perfil, realizan importantes operaciones de trasiego de droga y manejo de dinero, son poco conocidos y no pertenecen a ninguna estructura tradicional del narcotráfico, lo que dificulta su identificación y captura'', agregó Pequeño.

/doch