Mario Cárdenas Guillén, quien ha sido señalado por las autoridades como supuesto sucesor de Antonio Ezequiel Cárdenas Guillen, Tony Tormenta, abatido por la Marina en noviembre del 2010, fue detenido y presentado ayer en las instalaciones de la SIEDO. De Ezequiel Cárdenas, el vocero de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar), José Luis Vergara Ibarra, dijo que encabezaba una parte del Cártel del Golfo.

En conferencia de prensa, el vocero de la Marina se cuidó de dar por hecho que se tratara del también hermano de Osiel Cárdenas Guillén, extraditado a Estados Unidos en el 2007, al manifestar: Se presume y dice ser Mario Cárdenas Guillén, presunto líder del Cártel del Golfo .

La captura de Mario Cárdenas se logró tras una operación de personal de Infantería de Marina efectuada en Altamira, Tamaulipas, cuando portaba un arma larga a la entrada de un inmueble y le fueron asegurados tres cargadores abastecidos, dos granadas, 129,700 pesos, equipo de comunicación, un vehículo y cuatro envoltorios de polvo blanco.

El Vicealmirante detalló que Mario Cárdenas Guillén, al salir de prisión en el 2007, luego de ser detenido y procesado en 1995, acusado por delincuencia organizada y contra la salud, fuentes de inteligencia reportaban que junto con su hermano Tony Tormenta asumieron el control del Cártel del Golfo hasta la muerte de Antonio Ezequiel.

Se tiene información que a raíz del deceso de Tony Tormenta, el cártel se concretó en dos vertientes: por un lado, el grupo leal a la familia Cárdenas y, por otro, el dirigido por Jorge Eduardo Costilla Sánchez El Coss , este último fundador del cártel de Los Zetas, pero rompió con ellos cuando quedó al mando de Heriberto Lazcano El Lazca o El Verdugo.

Se sabe, agregó el vocero de la Semar, que Mario Cárdenas Guillén traficaba desde el interior del penal de Matamoros grandes cargamentos de cocaína y marihuana, por lo que fue necesario su traslado en el 2003 al penal de Puente Grande, Jalisco, de donde salió libre en el 2007.

Al tercero de los Cárdenas Guillén se le relaciona con diversas averiguaciones previas, entre ellas algunas ligadas a su hermano extraditado a Estados Unidos y el abatido por infantes de Marina hace casi dos años.

rtorres@eleconomista.com.mx